Entorno económico y político

Durante 2017, el PIB en Colombia mantuvo una dinámica moderada de crecimiento, al alcanzar un 1,8% de variación anual, por debajo de la media mundial y lejos aún de su potencial. El ambiente político caldeado y los escándalos que sacudieron al país, ralentizaron los grandes proyectos de infraestructura, el licenciamiento de construcción de vivienda y el consumo de energía.

Aun así, nuestra estrategia de diversificación geográfica, de monedas y de sectores, así como el trabajo en eficiencia, permitieron que estos efectos se mitigaran y se produjeran resultados positivos en nuestros negocios.

Nuestra estrategia de diversificación permitió que se produjeran resultados positivos en todos nuestros negocios.

El panorama retador de la economía colombiana contrastó con el dinamismo del crecimiento en varios países donde tenemos presencia. En Centroamérica y el Caribe, se vieron en algunos casos crecimientos superiores al 4%.

Por otro lado, la economía estadounidense presentó un crecimiento del 2,3%, avanzando por cuarto año consecutivo. En este mercado, los indicadores económicos son positivos, y se vislumbra un alentador panorama por la implementación de los programas de modernización de la infraestructura. Además, los beneficios por la disminución del 35% al 21% de la tasa impositiva, se verán reflejados en el futuro de la operación cementera en los Estados Unidos, que representan en la actualidad el 55% de los ingresos totales de este negocio.