Resultados financieros

La hidroeléctrica de Salvajina (Cauca) es uno de los activos del portafolio de generación de nuestra filial de energía Celsia. © Andrés Mayr/Celsia

El trabajo realizado nos permite presentar unos resultados en los que, a nivel consolidado, registramos ingresos que ascendieron a COP 14,6 billones, prácticamente inalterados respecto al año anterior, influidos principalmente por los cerca de COP 700 mil millones de menores ingresos del negocio de energía, consecuencia de la menor generación térmica en Colombia. Esta disminución fue compensada, de manera consolidada, por el crecimiento en los ingresos de otros negocios como concesiones y cementos. Es de anotar que el menor aporte de Celsia en el ingreso no significó un menor ebitda y, por el contrario, la eficiencia y mejor gestión llevaron a un crecimiento relevante de sus resultados.

Los costos disminuyeron un 1% entre los dos periodos, fruto de un juicioso trabajo en eficiencia. Estos efectos son explícitos al observar cómo cerramos el año 2017 con un ebitda de COP 3,9 billones, el más alto alcanzado por nuestro grupo empresarial en la historia, con un crecimiento del 7% respecto a la cifra obtenida en 2016, a pesar de la estabilidad en los ingresos.

Además, aun con las condiciones complejas del mercado de cemento y con los efectos contables adversos generados por una mayor provisión de impuestos diferidos, de cerca de COP 260 mil millones más que en 2016 en todos los negocios -que no representan erogación de caja-, la utilidad neta alcanzó los COP 907 mil millones, explicada principalmente por la utilidad en la desinversión de Compas y por los mayores aportes del negocio de energía. Si se excluyera el efecto de las provisiones contables de impuestos diferidos, la utilidad atribuible crecería un 20%.

A nivel separado, nuestros resultados muestran incrementos en todas las líneas. Es de resaltar el importante aumento del 19% del ebitda, que para este año se ubica en COP 630 mil millones, con un margen de 53%, superior en 500 puntos básicos respecto al conseguido en 2016. Este incremento y la reducción en los costos financieros permitieron lograr una utilidad neta creciente de COP 453 mil millones, que crece un 29% año a año.

En términos de balance, los activos de Grupo Argos sumaron COP 47,6 billones, incrementando un 6% frente al año anterior. Por su parte, los pasivos totalizaron COP 23 billones, para alcanzar una deuda consolidada de COP 16,4 billones, producto de la consolidación de Opain. Resaltamos, sin embargo, una disminución en el apalancamiento de Grupo Argos a nivel separado, así como el de nuestra filial Celsia, mientras que Odinsa y Cementos Argos mantuvieron su nivel de endeudamiento. El patrimonio para 2017 cierra con una cifra creciente de COP 24 billones.

En cuanto al endeudamiento a nivel separado, para diciembre de 2017 la deuda sumó COP 1,6 billones, creciendo un 9% año a año. Dado el mejoramiento sustancial de nuestro ebitda, es relevante destacar que el indicador de deuda neta/ebitda ajustado se ubica en 1,8x, un nivel adecuado para nuestro tipo de compañía.

De otra parte, las acciones de Grupo Argos tuvieron apreciaciones, durante 2017, del 9,9% y 8,7% para las especies ordinarias y preferenciales, respectivamente. Si a este comportamiento le sumamos el rendimiento de los dividendos, se obtiene un retorno total para el accionista (TSR) del 11,5% en las acciones ordinarias y del 10,5% en las acciones preferenciales, que equivalen a casi 3 veces la inflación causada en el periodo.

Estado de resultados (resumen) consolidado comparado con 2016
En COP miles de millones

Estado de resultados (resumen) separado comparado con 2016
En COP miles de millones